Asociación de Amigos del Museo del Ejército de Madrid

LA VERDAD DE UN DESAFORTUNADO CIERRE

El Expolio del Museo del Ejército de Madrid, por don José Durán Moreno

Quiero aclarar en este artículo el por qué de este título, para lo cual citaré la Ley del Patrimonio Histórico Español de 1985, que establece “el Patrimonio Histórico Español, es una riqueza colectiva que contiene las expresiones mas dignas de aprecio, en la aportación histórica de los españoles a la cultura universal. A los efectos de esta ley, se entiende por expoliación, toda acción u omisión que ponga en peligro de perdida o destrucción de todos o algunos valores o los bienes que integren el Patrimonio Histórico Español o perturbe el cumplimiento de su función social” (articulo 4º de la citada Ley).

Esta definición supera ampliamente el concepto académico, según el cual expoliar es “despojar con violencia  o iniquidad” (Diccionario de la Real Academia Española), al entender por expoliación no solo el hecho material de perder o destruir el valor o el bien patrimonial, sino también y de manera preventiva “las acciones u omisiones” que acarreen el peligro de que alguna o ambas cosas puedan ocurrir.

El espíritu proteccionista de nuestra ley otorga una mayor protección y tutela a los “Bienes de Interés Cultural” entre los que se encuentra el Museo del Ejército (articulo 60.1). Porqué este riesgo, en el traslado del Museo, es muy elevado y de toda evidencia, como inherente a la remoción de la totalidad de sus fondos, que el propio Museo cuantifica actualmente en casi 34.000 piezas. Realizar el traslado comprende la vigilancia y control de las operaciones de desmontaje, embalaje, el almacenamiento provisional, etc., así como el trasporte y los correspondientes seguros.

En el caso del traslado del Museo del Ejército hemos de resaltar el hecho, de que para tomar esta decisión, no se ha consultado o no se ha tenido en cuenta las opiniones de los órganos especializados.

Destacamos que el BOE nº 63 del 17 de Marzo de 1995, publica el nombramiento de una “Comisión de estudio y preparación de una posible sede para el Museo del Ejército” cuya disolución se publica dos años después en el BOE nº 303 de 19 de diciembre de 1997, sin haberse reunido una sola vez.

Como consecuencia de lo expuesto anteriormente, esta Asociación de Amigos del Museo del Ejército de Madrid, decidió presentar los recursos siguientes.

RECURSO DE CASACIÓN ANTE EL TRIBUNAL SUPREMO.

En la pieza separada de la suspensión, se pidió la suspensión del traslado por poder producir daños en la colección de difícil o imposible reparación.

RECURSO CONTENCIOSO-ADMINISTRATIVO ANTE EL TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE MADRID.

En el que ya han declarado, los tres Generales de División que formaban parte de la Comisión de Estudios que nunca llego a reunirse, dos Generales antiguos directores del Museo y un General Académico de la Historia.

Con estos datos queda suficientemente aclarado del por qué definimos como Expolio el traslado del Museo del Ejército.

José Durán Moreno, Presidente de la Asociación de Amigos del Museo del Ejército de Madrid.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el febrero 17, 2010 por en Acciones de la Asociación, Cartas de Amigos del Museo.
A %d blogueros les gusta esto: