Historia del Museo del Ejército (I)

Os contaremos a lo largo de varias entradas la historia del Museo del Ejército. En esta primera, os hacemos una descripción genera, que iremos detallando más adelante.

El Museo del ejército fue creado por Godoy en 1803, y “era” (porque ya no existe) el más antiguo de España después del Museo de Ciencias Naturales. Por lo tanto, se trataba de un museo más antiguo que El Prado, que se abrió más de 30 años después.
Su primera ubicación fue en el Parque Central de Artillería (Palacio de Monteleón, Madrid), y contaba, principalmente, con los fondos de Artillería. Allí se depositaba una copia de cada modelo de arma nueva que se fabricaba.

Fue allí donde el personal y fondos del Museo entraron en combate contra Napoleón, el 2 de Mayo de 1808, bajo el mando de los capitanes de Artillería Daoiz y Velarde, y del Teniente de Infantería Ruiz. Ya os relataremos este episodio de forma más detallada en otra entrada.

En 1815 se trasladó al palacio de Buenavista (sede actual del Cuartel General del Ejército), e incorporó nuevas colecciones. La principal, las 2.000 banderas (aproximadamente) que eran patrimonio Real. Y siguió recibiendo colecciones y piezas.

En tiempos de la regencia de Espartero, éste reclamó para su uso dicho palacio, y el museo se trasladó al palacio del Buen Retiro, que ha sido su sede ininterrumpida hasta ahora.

Fue incorporando fondos, tanto aislados como colecciones. Entre las más importantes:

la espada Tizona del Cid (fabricada, según estudios del Instituto de Mineralogía, en Córdoba entre el 1025 y el 1040). Fue utilizada por los reyes castellanos para jurar los fueros, hasta que los Reyes Católicos se la donaron al marqués de Falces. Uno de sus últimos descendientes la prestó al Museo tras la guerra civil y, ante el riesgo que corría con el traslado, y tras la negativa del Mº de Defensa a comprarla, se la ha vendido a la Junta de Castilla y León, para que esta espada Tizona se exhiba en Burgos, En el Museo Arqueológico.

La colección de armaduras de combate (S. XIV a XVII) del duque de Medinaceli, que depositó en 1936, ante el riesgo de que fuera destrozada por las milicias de retaguardia del Frente Popular.

¿Qué ha sido del Museo?

Mucha gente desconoce lo que ha ocurrido con el Museo del Ejército de Madrid, considerado por expertos en la materia como el mejor museo de historia militar europeo. Simplemente, un día se decidió echar el cierre y trasladar sus fondos a una nueva sede, en el Alcázar de Toledo.  Cambio que se realizó en contra de los dictámenes de las Reales Academias.

¿La causa? Como expresó el general Marchante en su intervención en una reciente conferencia sobre el tema: “el expolio se había producido por la ignorancia, la desinformación, la soberbia, y también la mala fe de nuestros politícos”.

¿Y por qué hablamos de expolio? Pues como bien dice el presidente de la Asociación de Amigos del Museo del Ejército, haciendo alusión a la Ley de Protección del Patrimonio Histórico, de 1985 (que podéis consultar aquí)

“A los efectos de la presente Ley se entiende por expoliación toda acción u omisión que ponga en peligro de pérdida o destrucción todos o alguno de los valores de los bienes que integran el Patrimonio Histórico Español o perturbe el cumplimiento de su función social”.

Y eso es lo que ha ocurrido con los fondos del museo. En espera a ser expuestos en su nueva sede, la mayoría están guardados en lugares en los que puede peligrar su integridad, otros están comenzando a dispersarse y otros no volverán a ser expuestos en el futuro museo.

De las 38000 piezas, José Durán, presidente de la Asociación de Amigos del Museo del Ejército, estima que sólo unas 4500 verán la luz.

¿Y podemos hacer algo al respecto?

Al menos que se sepa lo que está ocurriendo. En este blog os contaremos la historia del museo, las acciones que ha realizado la Asociación de Amigos del Museo del Ejército para intentar detener el traslado, las noticias que vayan apareciendo sobre la nueva sede (que sigue retrasando durante años su apertura), convocatorias varias para recabar apoyos para el museo…

Y ante todo, dejar claro que este no es un blog político, es un blog de amantes del arte y la historia que no pueden mantenerse callados cuando ven que se cometen atropellos contra nuestro patrimonio historico, como es en el caso del Museo del Ejército de Madrid.